20/4/10

FOTOGRAFÍAS DE LA EXPOSICIÓN ARCTIC HYSTERIA EN EL DA2 DE SALAMANCA



Marko Tapio, un importante novelista finlandés que escribió en las décadas posteriores a la Segunda Guerra Mundial, consideraba que la Histeria Ártica era un estado de ánimo neurótico, irracional, que dominaba a los finlandeses. Las raíces de la histeria se encuentran en la situación periférica de Finlandia, su frío clima y las crudas condiciones de vida, que han determinado las condiciones históricas en las que el pueblo finlandés se ha visto obligado a luchar por mantenerse con vida. La histeria se expresa de formas variables en individuos diferentes y a menudo conecta con las dialécticas del bien y del mal.



El telón de fondo de la histeria ártica son las historias que se vienen contando desde la época en la que los primeros exploradores visitaron a los pueblos nativos de las zonas árticas. Supuestamente, una “histeria” inexplicable afectaba a los pueblos nativos a mediados del invierno, durante las largas semanas de oscuridad y privación sensorial. Entre sus manifestaciones se mencionaban los ataques histéricos convulsivos, la locura repentina y diversos tipos de comportamiento extremo.



No obstante, hoy en día algunos científicos han comenzado a preguntarse ―como los propios pueblos nativos se han preguntado siempre― si la denominada histeria ártica ha sido alguna vez realmente un “elemento natural” de las culturas árticas tradicionales o si se trataba más bien de la reacción de ansiedad que les causaban, fundamentalmente, los propios exploradores. El extremo desequilibrio de poder entre los exploradores y los nativos había dado lugar a situaciones estresantes que inducían a los nativos a sufrir arrebatos de comportamiento irracional o a protagonizar episodios agresivos que resultaban en actos disociativos post-traumáticos. Era fácil para los exploradores catalogar actividades árticas tradicionales, como por ejemplo el trance, un elemento integral de la práctica espiritual nativa, como histeria. En realidad, la práctica espiritual y la histeria son fenómenos diferentes. De hecho, eran más bien los recién llegados al norte quienes, tras experimentar los fríos y oscuros inviernos, se veían afectados por estados mentales extremos.


Os adjuntamos algunas fotografías incluidas en la exposición Arctic Hysteria que podrá verse en el DA2 hasta el próximo 20 de Junio.